?

Log in

 
 
28 August 2010 @ 04:29 am
Balcón  
 (...) El líquido era espeso y oscuro, parecía brea o algún derivado de ello. Realmente me dejaba intranquilo que algo tan extraño este entrando a mi habitación. No. Lo que me hacía tener escalofríos no era el hecho de que ese líquido este entrando, sino que era lo que lo estaba generando. Me acerqué a este y toque con la punta de uno de mis dedos meñique el extraño fluido, era cálido y bastante pegajoso, pensé en meterme el dedo a la boca y probar el gusto para poder identificarlo mejor, pero luego me di cuenta de que era una terrible idea. Me limpié rápidamente el dedo y me puse a discutir mentalmente si abrir o no la puerta del balcón. Por un lado tenía una curiosidad enorme por saber que era lo que estaba generando el líquido, pero por otro me aterraba que sea algo que no pudiese controlar. He leído demasiadas historias extrañas y mi imaginación trabaja muy rápido, incluso sabiendo que algunas cosas son imposibles mi cabeza las hace parecer reales y allí el miedo me domina. Sin embargo luego de unos 5 minutos de meditación sobre el tema, y al ver que el líquido había detenido su cauce, decidí limpiarlo con una toalla vieja y tirarla a la basura. No le dedicaría más tiempo a ese tema, por la mañana abriría el balcón y vería el origen de la pequeña "invasión". Pasaban las horas y mis oídos se deleitaban con la lluvia y los truenos que rompían contra el suelo. La computadora estaba prendida pero ya me había aburrido y no tenía más jugo que sacarle, tenía los ojos cerrados y me imaginaba en alguna cabaña alejada de todo en el campo, sintiendo la lluvia golpeteando sobre el techo de madera y el ruido del fuego mientras sentía una especie de frío y calor al mismo tiempo. 

Abro los ojos, me doy cuenta que me quede dormido, ya es de mañana, observo el reloj de la computadora, 8.39, era temprano para ser sábado, podía dormir un poco más, la lluvia ya había cesado y se oía el cantar de los pájaros en los árboles cercanos, me levanto de la silla y me dirijo a la cama, echo una leve vista a la puerta del balcón, no había entrado ni una gota de agua, el extraño líquido negro ya parecía provenido de un sueño, ¿acaso fue un sueño? no estaba seguro de eso en aquel momento, me lancé sobre la cama vestido y apenas cerré los ojos volví a caer en las manos de Morfeo (...)
Tags: